Los gestos corporales hablan sin que nos demos cuenta

comunicacion.jpeg
gesto 2.jpg

Cuando hablamos con otra persona, en muchos casos es más importante lo que podemos estar manifestando con nuestro cuerpo que lo que estamos diciendo.

El lenguaje no-verbal o lenguaje corporal es un tipo de comunicación arcaico mediante el cual transmitimos información a las personas que nos rodean.

Y es también el espejo de nuestras emociones.

Los gestos pueden ser persuasivos y hacer que los demás nos vean de manera positiva.

Pero también pueden manifestar agresión, superioridad, timidez, hipocresía, y muchas otras características de nuestra personalidad que preferiríamos pasaran desapercibidas.

El problema radica en que nuestros cuerpos dicen lo que nuestro discurso trata de ocultar.

El cuerpo no miente

Los estados emocionales tienen su principal base neurológica en el sistema límbico que está formado por varias estructuras cerebrales que regulan las respuestas fisiológicas frente a determinados estímulos.

Evolutivamente apareció para reaccionar cuando estamos en peligro o cuando enfrentamos una amenaza.

La comunicación no verbal es muy sutil. Y prácticamente imposible de controlar.

Una persona cuyo lenguaje corporal coincide con su discurso genera confianza.

Por el contrario, si existe una contradicción entre lo que comunica verbalmente esa persona y lo que dice su lenguaje corporal sentimos desconfiaza.

Por supuesto el lenguaje no verbal varía en las diversas culturas.

Los latinos tenemos tendencia a una gesticulación más exagerada que los anglosajones o que los orientales.

El lenguaje del rostro

Cuando hablamos con otras personas generalmente el contacto visual es obligado y continuo.

La pupila de los ojos dilatada indica que la persona tiene genuino interés por el objeto que contempla y, por supuesto, si está viendo a otra persona puede ser también señal de que se siente atraída.

Cuando nos cruzamos con alguien conocido, lo habitual es que abramos más los ojos y se eleven ligeramente las cejas.

La mirada hacia el costado puede indicar falsedad, pero lo más probable es que corresponda al deseo de irse porque ya la charla ha resultado muy prolongada o aburrida.

Si la persona se toca la punta de la nariz mientras habla puede ser porque está mintiendo o bien porque se siente incómoda.

Una sonrisa que queda circunscripta a la boca es una sonrisa falsa. Es la sonrisa que hacemos para las fotos, en muchos casos.

Una sonrisa auténtica implica a todos los músculos del rostro. Y se acompaña de arrugas, por ejemplo, alrededor de los ojos.

El ceño fruncido indica incomodidad o enojo.

El resto del cuerpo también habla

Si bien el rostro es la parte más expresiva, el resto del cuerpo también puede manifestar los estados de ánimo más diversos.

Encoger los hombros puede indicar que la persona no sabe qué ocurre o bien que no le interesa en absoluto.

Los brazos cruzados indican que la persona se cierra, ya sea porque está a la defensiva o porque está en desacuerdo con lo que sucede.

Cruzar las manos por detrás de la espalda indica confianza.

Sentarse con las piernas cruzadas puede indicar una actitud defensiva, aunque en el caso de las mujeres puede ser un gesto de seducción.

Pararse con las piernas abiertas y las manos apoyadas en las caderas indica autoridad y superioridad.

Tal vez los movimientos más interesantes para descubrir los sentimientos de una persona sean los de los pies.

El rostro puede engañar, si la persona está bien entrenada. Pero pocas personas consideran que sus pies pueden estar delatándolas.

Cuando un pie se adelanta, ya sea que la persona esté sentada o parada, indica la dirección hacia la que quiere ir.

Si la persona es diestra y adelanta el pie derecho hacia el lugar de salida, está indicando que su deseo es abandonar el lugar en el que está porque se siente incómodo, acorralado por la situación o sufriendo alguna otra sensación displacentera.

Si adelanta el pie hacia su interlocutor indica que le interesa el diálogo y que está cómodo en la situación.

La enumeración ha sido larga. Pero estos son sólo algunos de los gestos que nos delatan ante los demás, y que pueden influir en la consideración que tengan para nosotros.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato