Inflamación y vitamina D

INFLAMACION.jpg
VITAMINA D.jpg

La inflamación es una reacción fisiológica normal por la cual se activan las células inmunitarias del cuerpo en respuesta a una injuria o infección.

Es un proceso necesario para una adecuada curación.

Pero si persiste y se prolonga en el tiempo, transformándose en inflamación crónica, puede dañar la salud produciendo enfermedades cardíacas, diabetes y cáncer, entre otras.

Detección de la inflamación crónica

La inflamación crónica puede resultar de infecciones en curso, exposición a irritantes y trastornos autoinmunes. Pero otros factores como la edad, el estrés y la dieta también pueden desempeñar un papel.

Identificar la inflamación crónica no es sencillo, pero los biomarcadores inflamatorios específicos, entre ellos la proteína C reactiva (PCR) en la sangre pueden indicar su presencia.

Una reciente investigación genética de la Universidad de Australia del Sur, publicada en el International Journal of Epidemiology, encontró una asociación entre los niveles bajos de vitamina D y la PCR elevada en sangre. Pero en un sentido unidireccional.

Es decir, que los beneficios antiinflamatorios de mejorar los niveles de vitamina D se limitan a las personas con deficiencias de la vitamina, y no a aquellas que presentan niveles normales en sangre.

El estudio también demostró que la prevalencia de la deficiencia de vitamina D es de alrededor del 40% en algunos países europeos. Es mayor en aquellos países en los que las personas no tienen una suficiente exposición diaria a la luz solar.

Vitamina D

La vitamina D es una vitamina liposoluble que se encuentra en algunas fuentes de alimentos naturales y se sintetiza en la piel humana después de la exposición al sol.

Durante mucho tiempo ha sido utilizada en combinación con el calcio para mejorar la salud ósea y reducir el riesgo de fracturas.

Los suplementos de vitamina D se han relacionado con la prevención de la hipertensión arterial, el cáncer y otras enfermedades.

Investigaciones recientes también apuntan a una posible asociación entre la deficiencia de vitamina D y el dolor crónico.

Tratamiento de la deficiencia de vitamina D

El tratamiento para la deficiencia de vitamina D generalmente implica tomar suplementos y también aumentar la exposición a la luz solar a un mínimo de 10 minutos al día.

La mayoría de las personas con deficiencia de vitamina D requieren suplementos de entre 400 y 800 UI de vitamina D al día para que sus niveles vuelvan a la normalidad.

Los autores del estudio sugieren que aumentar el consumo de vitamina D en la población añadiéndola a productos alimenticios de gran consumo podría ser una forma rentable de reducir las enfermedades crónicas.

También recomiendan aumentar la ingesta de alimentos ricos en vitamina D, como pescado graso, huevos, y leche o cereales fortificados.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato