Cuando la ansiedad deja de ser normal

ANSIEDAD.jpg

La ansiedad es una emoción que todos sentimos en muchas ocasiones a lo largo de nuestras vidas.

Es una respuesta de la mente y del cuerpo para enfrentar situaciones que se nos pueden presentar como peligrosas.

En estos casos se la puede considerar un mecanismo adaptativo y positivo.

Pero en muchos casos la ansiedad puede volverse peligrosa y comenzar a limitar nuestro accionar, a paralizarnos.

Hay tres signos que nos pueden alertar sobre la posibilidad de que la ansiedad se está volviendo peligrosa:

  • El nivel de ansiedad excede la causa que la provoca.
  • La ansiedad aparece en las imágenes de los sueños.
  • La ansiedad se transmite a la pareja.

El nivel de ansiedad excede la causa que la provoca

La psicoterapeuta Rebecca Cox, de la Universidad de Vanderbilt, ha dado un ejemplo muy ilustrativo para una situación de este tipo: “Si estoy tan preocupado por un próximo examen que no puedo concentrarme en estudiar, la preocupación ha alcanzado un rango problemático”.

En muchos casos la ansiedad llega a niveles tan elevados que interfiere con los objetivos y valores de la vida diaria.

En esos casos es aconsejable buscar un tratamiento a cargo de terapeutas debidamente acreditados.

También ayuda mantener una actividad física regular, tratar de tener una rutina de sueño satisfactoria e intentar aceptar las incertidumbres en la vida.

Preocuparse por posibles acontecimientos que aún no han ocurrido o por asuntos que no podemos controlar, es absolutamente inútil y solamente nos sirve para ser desdichados en la coyuntura diaria.

La ansiedad aparece en las imágenes de los sueños

Un estudio reciente demostró que hay imágenes que se presentan de manera repetitiva en los sueños de personas con altos niveles de ansiedad. Además son imágenes muy vívidas, y pueden presentarse como en una versión casi cinematográfica.

A continuación se enumeran algunos temas que son recurrentes en los sueños de los pacientes con ansiedad:

  • Ser perseguido
  • Sufrir ataques agresivos
  • Ser excluido en una reunión social
  • Caer o estar en riesgo de caer
  • Sufrir accidentes callejeros

Es frecuente también que, aunque los “escenarios” sean diferentes los sueños tengan un motivo repetitivo.

La ansiedad se transmite a la pareja

Si uno de los integrantes de una pareja sufre de ansiedad es muy probable que la relación pueda sufrir un deterioro, especialmente a largo plazo.

En un estudio realizado en la Temple University de Filadelfia, se analizó la situación de treinta y tres parejas en las que uno de sus miembros sufría un trastorno de ansiedad.

Se comprobó que ambas personas padecen un elevado dolor emocional y son comunes los cambios de humor y la irritabilidad.

Y tal vez lo más peligroso es que se crean vínculos basados en la dependencia, porque la persona ansiosa teme ser rechazada y necesita respuesta instantánea a todos los mensajes que le envía a su pareja. Si la respuesta no llega rápidamente comienzan a surgir las dudas y el temor a ser abandonado.

Por todo lo expuesto resulta evidente que es importante que sepamos calibrar nuestros niveles de ansiedad y los de quienes nos rodean para poder solicitar ayuda terapéutica en el momento oportuno.

Será la mejor manera de lograr mejorar nuestra salud y nuestra calidad de vida.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato