Tristeza y depresión: dos entidades muy diferentes

depresion.jpg
depresion 2.jpg

Cuando una persona atraviesa una situación perturbadora o estresante es común que sienta tristeza e incluso una sensación de desesperanza que generalmente desaparee con el correr de los días.

La tristeza es una emoción humana normal que encuentra alivio en el llanto o en la posibilidad de encontrar un desahogo mediante una charla con alguna persona cercana. Y tiene una duración limitada.

Si la situación se vuelve abrumadora, la desesperanza se incrementa, cambia el humor y el estado crítico comienza a impactar de manera importante en la vida diaria, es probable que la tristeza esté evolucionando a un trastorno de salud mental y haya que considerar que se está padeciendo una depresión.

Entre los años 2020 y 2021 la pandemia de COVID 19 obligó a buena parte de la humanidad a permanecer recluída en sus hogares, enfrentando además una de las situaciones más extremas que pueda experimentar el hombre: la posibilidad de morir.

Según las estimaciones del gobierno de Estados Unidos, más del ocho por ciento de los adultos estadounidenses, alrededor de veintiún millones de personas, tuvieron un episodio grave de depresión en ese lapso.

Pero solamente una muy pequeña porción de esa población solicitó ayuda terapéutica.

La mayoría aceptó la situación como normal y, o bien decidió resolverla con automedicación, o simplemente consideró que era normal estar deprimido por la circunstancia que se vivía e intentó negarla y desconectarse de ella, pero sin éxito.

Históricamente, las personas que viven por debajo del umbral de pobreza han tenido el doble de probabilidades de estar deprimidas.

De hecho, la pobreza en sí misma es un factor de riesgo para la depresión, en parte porque puede ser difícil organizar una alimentación saludable y un sueño adecuado, dos de los ítems más importantes para poder desarrollar una vida más plena y saludable.

A las personas de menos recursos también les resulta más difícil encontrar atención sanitaria adecuada para abordar los problemas de depresión. Sin embargo pueden comenzar por recurrir a su médico de cabecera y comentarle la situación vital que están atravesando.

Quiénes están más propensos a padecer depresión

Se ha comprobado que las mujeres son más propensas a sufrir trastornos depresivos.

Los factores físicos, como las hormonas, juegan un papel importante. Pero hay muchas razones no biológicas, por las que las mujeres tienden a deprimirse más que los hombres.

Es más probable que las mujeres sean responsables del cuidado de niños y ancianos y sufran acoso y violencia.

Es posible que no tengan las mismas oportunidades de ascender en su lugar de trabajo, cobren sueldos inferiores y tengan que enfrentar la doble tarea de hacerse cargo del hogar y de un trabajo afuera.

Y considerando que las mujeres valoran mucho las relaciones sociales y emocionales, es común que puedan sentirse culpables cuando su matrimonio fracasa o los niños se portan mal.

Por lo general, los hombres son menos propensos a confesar su depresión que las mujeres.

Enfrentados a una situación crítica es más probable que recurran al abuso de sustancias (drogas o alcohol), la imprudencia y la violencia. Y tienen casi cuatro veces más probabilidades de suicidarse que las mujeres.

En el período de pandemia y hasta la actualidad se han incrementado exponencialmente los casos de depresión en adolescentes y aún en niños preadolescentes, entre los 10 y los 12 años.

Lo importante

Tal vez lo que puede rescatarse de toda la situación es la importancia de no considerar que la depresión es solamente una especie de triteza exagerada.

Tener en cuenta que se trata de una patología, que no se puede solucionar sin ayuda terapéutica. Pero que tiene solución.

Lo ideal es un abordaje interdisciplinario que incluya medicación, en caso de ser necesario, terapia psicológica y también la búsqueda de opciones de vida más saludables, como el ejercicio, una alimentación adecuada y, de ser posible, períodos de descanso que sean reparadores.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato