¿Qué es el COVID prolongado?

COVID.jpg

No hay una prueba biológica, ni un hisopado o análisis de sangre que permita afirmar que una persona que se infectó con la variable ómicron de COVID-19 padece COVID prolongado.

Los médicos y las organizaciones de salud pública no tienen una definición universal de esa condición.

Pero la realidad es que, en la actualidad, una gran cantidad de personas que han padecido COVID continúan presentando secuelas de la infección.

Quienes padecen lo que se ha denominado COVID prolongado presentan una amplia gama de problemas de salud nuevos, recurrentes o continuos, después de haberse infectado por primera vez con el virus que causa la COVID-19.

Son síntomas que no pueden explicarse con un diagnóstico alternativo, y duran al menos dos meses después de una infección inicial de COVID-19.

Muchos personas que padecen COVID prolongado dicen que se han recuperado por completo, porque temen ser rechazados en sus lugares de trabajo, pero todos presentan algún síntoma que no parece desaparecer, como tener problemas para hacer ejercicio, por problemas respiratorios, o la necesidad de acostarse mucho antes de lo que solían hacerlo, por sentirse agobiados por una actividad que habitualmente podían hacer sin problemas.

¿Cuándo comienza el COVID prolongado?

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) se puede hablar de COVID prolongado cuando han transcurrido doce semanas de la aparición de la infección y aún hay síntomas presentes.

Pero los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos consideran que se puede considerar COVID prolongado a partir de las cuatro semanas de aparición de la enfermedad.

Lo más adecuado sería encontrar un punto intermedio que, con certeza, indique cuándo debe comenzar la intervención médica para solucionar los problemas de un COVID prolongado y no demorar su posible tratamiento.

Síntomas de COVID prolongado

Son síntomas muy variados, que aparecen después de una infección inicial de COVID-19, y que afortunadamente, por lo que hasta ahora se ha podido comprobar, suelen desaparecer con el transcurso del tiempo.

Los síntomas más comunes son el cansancio y la dificultad para respirar.

Pero muchas personas tienen problemas para pensar o concentrarse, palpitaciones, dolores musculares o articulares, problemas para dormir, dolor de cabeza, ansiedad y falta de apetito, entre otros.

Una definición de COVID prolongado tiene que abarcar a las personas que aún pueden tener el virus circulando en sus cuerpos, y también a aquellos que pueden haber tenido problemas autoinmunes después de la infección, y a personas con una sensación persistente de no haber regresado del todo a la normalidad.

El COVID prolongado puede interferir con la capacidad de una persona para realizar actividades cotidianas normales.

En los niños, puede afectar su capacidad para hacer las tareas escolares.

La diversidad de síntomas también indicaría la necesidad de tratamientos diversos.

Es importante destacar que las afecciones asociadas con COVID prolongado no se pueden transmitir a otros.

En este momento, no existe ningún medicamento ni terapia específicos para tratar el COVID prolongado, pero si una persona considera que lo padece debe consultar a su médico tratante, porque es quien puede recomendar la mejor manera de manejar los síntomas.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato