Alimentos que ocultan toxinas peligrosas

grasas-trans.jpg
HUMO.jpg

Todos hemos oído hablar de alimentos que pueden contener toxinas peligrosas para la salud del consumidor.

Por ejemplo, la salmonella en los huevos, razón por la cual se recomienda no utilizar huevos crudos en la preparación de alimentos.

Algunas afirmaciones de ese tenor son respaldadas por la ciencia y otras no.

Pero, hay algunos componentes que ciertamente pueden ser dañinos, especialmente cuando los alimentos que los contienen son consumidos con frecuencia.

A continuación se enumeran algunos por los que vale la pena preocuparse.

Grasas trans artificiales

Las grasas trans artificiales son el resultado de un proceso industrial en el cual se añade hidrógeno a algunos aceites vegetales líquidos para transformarlos en sólidos.

El producto más común obtenido por este procedimiento es la margarina.

Varios estudios en animales han demostrado que el consumo de grasas trans causa inflamación y tiene efectos negativos en la salud del corazón.

Por esa razón las grasas trans industriales han sido prohibidas en los Estados Unidos a partir del año 2020.

Para asegurarse de que un producto a consumir no contiene grasas trans artificiales es suficiente con leer los ingredientes que se enumeran en el envase, dado que el fabricante tiene la obligación de indicar si un alimento contiene grasas hidrogenadas o parcialmente hidrogenadas.

Entre los alimentos que pueden contener grasas trans articiales se encuentra la bollería comercial, las pizzas congeladas, la crema para café sin lácteos y las papas fritas industriales.

Mercurio en el pescado

El pescado es una proteína animal extremadamente saludable, pero ciertas variedades de peces de aguas profundas pueden contener altos niveles de mercurio.

El mercurio se abre camino en el mar mediante la cadena alimentaria.

Lamentablemente en la actualidad las aguas marinas están muy contaminadas.

Las plantas acuáticas que crecen en aguas contaminadas con mercurio sirven de alimento a los pequeños peces que, a su vez, alimentan a los peces más grandes, que sirven de alimento a los humanos.

La acumulación de mercurio a lo largo de la vida de estos peces puede provocarnos intoxicaciones importantes, porque el mercurio es un neurotóxico muy poderoso que daña el cerebro y los nervios.

Entre las personas más afectadas por la ingesta de mercurio se encuentran las embarazadas, los lactantes y los niños más pequeños, porque altos niveles de mercurio pueden afectar el desarrollo del sistema nervioso y el cerebro fetal e infantil.

Según estudios de laboratorio, los peces que habitualmente tienen un contenido más elevado de mercurio son los de mayor tamaño lo que se explica por el hecho de que han permanecido más tiempo alimentándose con fauna contaminada.

El pez espada, el tiburón y la caballa escabezan el ranking. En tanto que la anchoa, la sardina y el abadejo tienen niveles mucho más bajos.

Cumarina en la canela

La cumarina es un compuesto químico orgánico que es tóxico para el hígado y los riñones, y que ha sido considerado como un carcinógeno pulmonar.

Se encuentra en la mayor parte de los tipos de canela que se expenden comercialmente.

También se la puede encontrar en sustitutos artificiales de la vainilla y, aunque en algunos países ha sido prohibida su utilización en productos parar la alimentación humana, aún se sigue usando legalmente como aditivo en la industria del tabaco, sobre todo para la producción del tabaco de pipa dulce.

Hidrocarburos aromáticos policíclicos

Los hidrocarburos aromáticos policíclicos (HAPs) se originan a partir de la quema de material orgánico.

Cuando la carne se asa a la parrilla o se ahúma a altas temperaturas, la grasa gotea sobre las superficies de cocción calientes y produce hidrocarburos aromáticos policíclicos volátiles que pueden filtrarse en la carne.

Aunque alguna vez se pensó que la carne roja era el principal culpable, se ha encontrado que las muestras de pollo y pescado a la parrilla contienen niveles similares de esta toxina.

Por ingestión, los HAPs pueden causar problemas de coagulación y del sistema inmunitario por disminución de las plaquetas y los leucocitos respectivamente.

Además, existen estudios que confirman que algunos HAPs pueden causar cáncer en animales de experimentación o incluso en humanos.

Es necesario destacar que el tabaco representa una vía de exposición significativa en los fumadores.

Publicar un nuevo comentario

El contenido de este campo se mantiene como privado y no se muestra públicamente.
  • Las direcciones de las páginas web y las de correo se convierten en enlaces automáticamente.
  • Allowed HTML tags: <a> <em> <strong> <cite> <code> <ul> <ol> <li> <dl> <dt> <dd>
  • Saltos automáticos de líneas y de párrafos.

Más información sobre opciones de formato