Gaceta Oficial de la Rep. de Panamá del 8/1/2020 - Sección B

*Dateas is an independent website not affiliated with any government agency. The source of the PDF documents that we publish is the official agency stated in each of them. The text versions are non official transcripts that we do to provide better tools for accessing and searching information, but may contain errors or may not be complete.

Text version*

Source: Gaceta Oficial de la República de Panamá - Sección B

1

No. 28936-B

Año CXVIX

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

Panamá, R. de Panamá miércoles 08 de enero de 2020

1

N 28936-B

CONTENIDO

CONSEJO DE GABINETE
Resolución de Gabinete N 1
De martes 07 de enero de 2020
QUE APRUEBA EL PLAN ESTRATÉGICO NACIONAL PARA EL DESARROLLO DE LA CIENCIA, LA TECNOLOGÍA Y
LA INNOVACIÓN PENCYT 2019-2024

CONTRALORÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA
Decreto N 91-2019-DNMySC
De viernes 13 de diciembre de 2019
POR EL CUAL SE APRUEBAN LOS "PROCEDIMIENTOS PARA EL USO Y MANEJO DE LOS FONDOS DE LAS CAJAS
MENUDAS EN TRANSPORTE MASIVO DE PANAMÁ, S.A".

2

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

2

3

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

3

4

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

4

5

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

5

6

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

POLÍTICA NACIONAL DE
CIENCIA, TECNOLOGÍA E
INNOVACIÓN PANAMÁ 2040
Y PLAN NACIONAL
ESTRATÉGICO DE CIENCIA, TECNOLOGÍA E
INNOVACIÓN PENCYT
2019 2024:
HACIA LA
TRANSFORMACIÓN DE
PANAMÁ
1.

6

7

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

7

1

8

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

8

ISBN
Esta publicación ha sido coordinada por la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SENACYT bajo la dirección de:
Víctor Sánchez Urrutia. Secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación, Encargado Milena López Cedeño, Secretaria Nacional Adjunta COORDINACIÓN GENERAL:

Diana B. Candanedo G, Jefe de Planificación y Responsable de la coordinación del PENCYT 2019-24
Giancarlo Roach R. Economista responsable del área de Ciencia y Economía Bhernadett Anthea Villanueva, Secretaría Técnica de Políticas y Plan Estratégico Doris Quiel, Coordinadora de Indicadores Milva Samudio, Coordinadora de Monitoreo y Evaluación Annette de González, Coordinadora de Programación y proyectos de inversión Blas Hernández, Estadístico de la Oficina de Planificación Ivy Espinosa, Coordinadora de Planes y programas Vanessa Vásquez, Coordinadora de apoyo a Monitoreo y Evaluación BID
Carlos Aguirre Bastos, Asesor DIRECTORES DE SENACYT QUE COORDINARON LAS MESAS SECTORIALES Y TRANSVERSALES
Alberto Arosemena, Subdirector de Innovación Maria V. Heller, Directora de Aprendizaje Milagro Mainieri, Directora de I+D
Violetta Cumberbatch, Directora de Desarrollo Capacidades Científicas María Gabriela Alvarado, Jefa de Comunicaciones Para la revisión y discusión de los contenidos del presente documento se contó con la colaboración de especialistas internacionales Guillermo Lemarchand y José Luis Solleiro, y el asesor de SENACYT
Carlos Aguirre Bastos, así como el apoyo metodológico del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo PNUD. Ver detalles en Anexo.
Este documento fue avalado por la Junta Directiva de SENACYT mediante Resolución N
Considerado y recomendado por el Consejo Interministerial de Ciencia, Tecnología e Innovación CICYT mediante Resolución N
Aprobado por el Consejo de Gabinete del Órgano Ejecutivo mediante Resolución N
Quedan autorizadas las citas y la reproducción total o parcial de la información presentada, con el expreso requerimiento de la mención de la fuente.

2

9

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

9

Contenido Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación 5
Panamá 2040 y Plan Nacional Estratégico de Ciencia, Tecnología e Innovación PENCYT
2019 2024: 5
Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Panamá 2040 7
1.
La revisión de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de largo plazo 7
2.

Estado del futuro: Tendencias principales 7

3.

Los escenarios de Panamá 9

3.1.

Las visiones y escenarios construidas 9

3.2.
Panamá 2040 El papel del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación:
Los escenarios 9
4. Enfoques renovados de políticas de largo plazo 11
4.1. Las dimensiones del cambio 11
Referencias 14
Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación PENCYT 2019 2024 15
1.

El contexto en el que se desenvuelve la CTI en Panamá 15

3.

Las políticas y estrategias de CTI en Panamá 17

4.
Desempeño del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI: 20
años después 18
5.

Principales indicadores de ciencia, tecnología e innovación 20

5.1.

Indicadores de insumo para la I+D y la innovación: El recurso humano 20

5.2.

Indicadores de insumo para la I+D y la innovación: La inversión 23

5.3.

Capacidades para la innovación 26

Las tecnologías de la información y comunicación; esfuerzos de Panamá en materia de gobierno digital 26
5.3. Indicadores de resultado productos 27
5.4.

Indicadores de patentes 29

Referencias 30
Objetivo y Visión Estratégica del PENCYT 2019 -2024 31
CAPÍTULO 4 33
Educación Avanzada para la Transformación de Panamá 33
4.1.
4.2.

Introducción 33
Estado de situación de la educación superior: El papel de la universidad 33

4.3.
El desafío principal para el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación:
Recursos humanos de alta calificación 36
4.4.

Estado de situación en la educación primaria y secundaria 38

3

10

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

10

4.5.
Las respuestas del PENCYT 2019 2024 a los desafíos en la formación de recursos humanos avanzados 39
Referencias 43
CAPÍTULO 5 44
Programas Sectoriales 44
Sector agropecuario 44
Sector energía, agua y medio ambiente 45
Salud 47
Industria: Cuarta Revolución Industrial, Logística y sector marítimo, industria manufacturera e industria de las tecnologías de información y comunicación TIC 49
Ciencia, Sociedad, Economía y Políticas Públicas 51
CAPÍTULO 6 53
Programas Transversales 53
6.1.
Programa Transversal 2: Investigación e innovación para la transformación de Panamá 53
6.2.

Programa Transversal 3. Apropiación Social de la Ciencia 55

6.3.
Programa Transversal 4. Gobernanza del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación. 55
Capítulo 7 56
FINANCIAMIENTO DEL PENCYT Y PLAN CTI DEL QUINQUENIO 2019-2024 56
7.1.

Financiamiento del PENCYT 2019 2024 56

Notas 57
1 A los efectos del presente PENCYT, CTI está definido en el Capítulo 2 recuadro 1 57
2 Evolución del PIB proveniente de las estimaciones del Fondo Monetario Internacional de octubre 2019. www.fmi.org 57
3 La inversión en I+D está ya incluida en CTI, pero es resaltada en el presente cuadro debido a su importancia y a la necesidad de hacerla comparable internacionalmente . 57
7.2.

Sistema de Monitoreo y Evaluación del PENCYT 58

ANEXO 1 67
Participantes del Proceso de Elaboración del PENCYT 2019-2024

4

11

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

11

Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Panamá 2040 y Plan Nacional Estratégico de Ciencia, Tecnología e Innovación PENCYT 2019 2024:
Presentación El Plan Estratégico de Gobierno PEG está destinado a transformar Panamá en un Estado moderno mediante una gestión eficiente y dinámica, transparente a través de la restauración ética y moral de la gestión gubernamental y de la sociedad. La modernidad no solamente implica mayor desarrollo económico sino también cerrar las brechas sociales que dividen a la sociedad panameña, es decir crear un país justo, y mirando con optimismo el futuro. El PEG es un compromiso con la sociedad panameña. Es el conjunto de acciones transformadoras que requiere Panamá.
Para cumplir los propósitos señalados por el gobierno, el PEG define un conjunto de acciones prioritarias agrupadas en cuatro pilares y una estrella. La estrella es la educación, sin la cual la transformación no podrá tener lugar. Los pilares son:

El buen gobierno El estado de derecho Economía competitiva que genere empleo Combate a la pobreza y desigualdad
El PEG reconoce la necesidad de la adopción de políticas de estado de largo plazo, las que dan continuidad a una eficiente gestión gubernamental y convocan a consenso de la sociedad sobre cuestiones clave de su bienestar y desarrollo. En 2015 se adoptó por primera vez, una política explícita de ciencia, tecnología e innovación CTI con una visión hacia el año 2040. Esta política ha sido revisada, considerando la dinámica de los procesos económicos y sociales del país y el mundo, y el alto ritmo de avance del conocimiento y sus aplicaciones en curso, conservando los principios principales bajo los cuales fue diseñada.
La Política reconoce que la investigación y la innovación son los principales conductores del crecimiento y la transformación de una economía, de la productividad y la competitividad, de la preservación ambiental y la utilización racional de los recursos naturales, del desarrollo social, la superación de la pobreza y la inequidad, y de la cultura. Son la base sobre la cual opera la economía del conocimiento, y se convierten también en la base sobre la que el gobierno transformará Panamá.
En el contexto anterior, el Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación PENCYT
2019 2024 está alineado con las prioridades de gobierno y define las acciones que en el largo y corto plazo deben ser adoptadas en materia de investigación e Innovación para contribuir a lograr la transformación de Panamá.
El Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación enfatiza la formación de recursos humanos avanzados, la investigación e innovación y la gobernanza del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación como cuestiones prioritarias de la gestión 2019 2024.
El Plan es el producto de consultas hechas por la SENACYT a especialistas en diferentes sectores productivos y sociales del país, quienes contribuyeron con nuevos conceptos e ideas e identificaron un conjunto muy importante de programas y proyectos.
Estos últimos harán parte de un Programa Quinquenal que se enriquecerá con la preparación de Agendas de Investigación e Innovación que permitirán priorizar programas y proyectos acordes con las demandas que vayan surgiendo a lo largo del quinquenio y con la disponibilidad de los recursos financieros que sean puestos a disposición del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI.
Víctor Sánchez Urrutia
5

12

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

12

Secretario Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Milena Gómez Cedeño Secretaria Nacional Adjunta de Ciencia, Tecnología e Innovación
6

13

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

13

Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación Panamá 2040
1.

La revisión de la Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de largo plazo
La investigación y la innovación son los principales conductores del crecimiento y la transformación de una economía, de la productividad y la competitividad, de la preservación ambiental y la utilización racional de los recursos naturales, del desarrollo social, la superación de la pobreza y la inequidad, y de la cultura. Son la base sobre la cual opera la economía del conocimiento.
Con esta visión, por primera vez de manera explícita, se adoptó en Panamá en 2015, una Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de Largo Plazo, con una proyección al año 2040
SENACYT, 2015. La Política señala que Panamá debe enfrentar en los próximos 25 años cuatro grandes desafíos interdependientes: i alcanzar un mayor nivel de desarrollo sostenible; ii avanzar en el desarrollo inclusivo; y iii consolidar altos niveles de competitividad. El cuarto desafío, necesario para alcanzar los tres anteriores, es el de generar una capacidad local de generación, adaptación, difusión y utilización de conocimiento.
Para responder a los desafíos, la Política adoptó dos objetivos principales: i Aprovechar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación para contribuir a enfrentar los desafíos del desarrollo sostenible, la inclusión social y la competitividad, y ii Fortalecer el Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI.
La Política adoptada señala también que ésta tiene un carácter flexible y dinámico, en función de situaciones cambiantes en el plano nacional e internacional, así como las que impone el progreso de la ciencia y la innovación a nivel global, sobre todo, tomando en consideración que estas aportan nuevas oportunidades y retos al siempre complejo proceso de desarrollo. Ello hace necesario que la Política de largo plazo sea revisada periódicamente, sin perder la esencia ni los propósitos principales que han guiado su adopción inicial.
La revisión de la Política contribuye también a la restauración en Panamá de capacidades de planificación. En un mundo de extrema complejidad, la planificación tradicional corre el peligro de no tener suficiente influencia sobre las decisiones de política pública para responder en la escala y la velocidad requeridas para enfrentar la naturaleza compleja, integral y global del cambio tecnológico y sus impactos.
En este sentido, un enfoque renovado de la Política de Ciencia, Tecnología e Innovación de largo plazo, junto al desarrollo de nuevos instrumentos de política y metodologías de planificación, deben contribuir a la restauración y puesta en marcha de capacidades de planificación en el estado panameño.
El enfoque renovado es requerido para permitir a las políticas públicas actuar en condiciones de incertidumbre y cambio acelerado, frente a una cantidad de eventos y factores no siempre controlables a nivel del país. En el dominio de la investigación y la innovación, no es una sola política pública la que interviene, pues son muchas políticas públicas las que deben ser coordinadas entre sí, para tener impacto con estos procesos. Lo que se necesita es una coordinación, a veces sutil, entre un conjunto de políticas de muy diversa naturaleza y donde los actores que diseñan otras políticas públicas, muchas veces incorporan instrumentos que no están alineados entre sí ni con la política de CTI.
La Política de largo plazo que se adopta deberá guiar la preparación de los próximos planes estratégicos nacionales hasta el año 2040. Estos planes ejecutados sobre la base de Agendas de Investigación e Innovación identificarán prioridades que puedan responder a las demandas de desarrollo económico y social que vayan surgiendo en el país, al mismo tiempo que consideren los avances de la ciencia y la tecnología que se prevé modificarán sustantivamente la economía y el comportamiento social a lo largo de los próximos años.
2.

Estado del futuro: Tendencias principales
Alcanzar un escenario de éxito en Panamá, en el largo plazo, no depende exclusivamente de las acciones que se establezcan en el plano nacional, pues estas serán siempre influidas por acontecimientos globales y regionales. Diversos estudios del futuro elaborados bajo diferentes metodologías muestran diferentes escenarios y tendencias TWI2050, 2018; FEM, 2018; Glen et al. 2018;
Marczak et al., 2016; Bitar, 2016; ESPAS, 2016; Cordeiro, 2014; Blanco y Palmer, 2011.

7

14

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

14

Sin pretender una relación exhaustiva de estos escenarios y tendencias se identifican algunos de sus elementos que son relevantes a Panamá:

El desarrollo de tecnologías disruptivas produce cambios radicales en los sistemas sociales, económicos, ambientales y gubernamentales. Se evidencia una carrera mundial para obtener liderazgo en su desarrollo. Panamá se encuentra muy al inicio de esta carrera, y a gran distancia de los países líderes, incluyendo muchos de la propia región latinoamericana.

Ha comenzado la Cuarta Revolución industrial" que utiliza la Inteligencia Artificial AI para todos los elementos de producción desde la investigación hasta la manufactura, la fabricación y las ventas que están conectados en la nube, transformando las economías y las relaciones sociales. En Panamá el impacto de esta Revolución está aún por ser estudiado.

El sistema de información global de la humanidad y de big data está en constante expansión; el 52% del mundo, con 3.800 millones de personas, está conectado a Internet; dos tercios del mundo tiene un teléfono móvil y más de la mitad disponen de teléfonos inteligentes.
Panamá acompaña exitosamente el desarrollo de este sistema.

Los escenarios de cambio climático muestran un futuro con consecuencias difíciles de evitar.
Por su localización geográfica y por sus características físicas-topológicas, Panamá es un país que puede sufrir consecuencias serias. Efectos del cambio climático ya son visibles en Panamá, particularmente en lo que respecta al comportamiento de los cursos y ciclos de agua.

El compromiso con los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS requiere organizar una sólida capacidad prospectiva, de diseño estratégico y de mejores políticas públicas. Algunos análisis muestran que el mundo está fuera de curso en el logro de los ODS FAO, 2019, y señalan que la transformación hacia un futuro sostenible es posible, pero que para ello se requieren de acciones ambiciosas, sobre todo en materia de investigación e innovación.

Hacia 2030, más del 80% de la población mundial vivirá en ciudades. La población urbana de América Latina superaría el 90%, convirtiéndola en la región de mayor concentración urbana mundial. En Panamá continúa el proceso de urbanización, sobre todo en las ciudades terminales canaleras de Panamá y Colón, así como ciertas áreas del país que eran predominantemente rurales, como Chiriquí y la región central, que asimilan cada año a una creciente población.

Ciudades eco-inteligentes se construyen en todo el mundo y son prioridad en Europa, donde las ciudades más antiguas se están modernizando con sistemas inteligentes. En Panamá se han dado los primeros pasos para introducir este concepto concentrándolos en asuntos de movilidad, seguridad y conectividad, pero estos deben ser acelerados para poder tener al futuro ciudades limpias. La urbanización será demasiado compleja para administrarla sin IA.

La esperanza de vida al nacer ha aumentado; la raza humana está envejeciendo y enriqueciéndose, con una creciente clase media y desigualdades cada vez mayores. Los cambios demográficos alterarán el poder económico de países y el equilibrio mundial de fuerzas e influirán en la demanda de bienes y servicios y los movimientos migratorios. La igualdad de género tendrá un gran impacto sobre el trabajo y el crecimiento poblacional. El bono demográfico de Panamá actual debe ser mejor aprovechado, pues en 25 años éste habrá desaparecido.

El peso económico y el poder político están desplazándose hacia Asia. El desarrollo sostenido de la economía mundial está más vulnerable a las dificultades y las debilidades en el proceso de globalización. Gestar nuevas formas de economía es inevitable si se quiere evitar los desastres sociales del desempleo estructural mundial a gran escala que se pronostican. China e India son grandes actores a los que Panamá debe aproximarse con precaución.

América Latina debe crear una estructura productiva más compleja y diversificada. La brecha de productividad con países desarrollados no se está reduciendo; incluso continuaría ampliándose respecto a varios de los países asiáticos. La diversificación productiva es uno de los grandes retos de Panamá para los próximos años.

El crimen organizado reúne más de US$ 3.000 millones por año, casi el doble de los presupuestos anuales militares de la región combinados. Un estimado de US$ 1.500 millones en sobornos se paga por año. Un escenario ilícito en la región, imagina la erosión de la gobernanza; la corrupción generalizada y un estado de derecho debilitado que allana el camino para las organizaciones mundiales del crimen.

8

15

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

15

El Estado panameño, al igual que otros de la región latinoamericana, con pocas excepciones, se caracteriza por su fragilidad, su ineficiencia y su bajo nivel de desarrollo institucional. De continuar esta tendencia, se llegará a un escenario donde tanto a nivel territorial como nacional, el desarrollo se producirá con los riesgos y enormes debilidades que ello implica.

3.

Los escenarios de Panamá
3.1.

Las visiones y escenarios construidas
En Panamá se han definido escenarios y visiones de futuro bajo diferentes metodologías. La Concertación Nacional, la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa APEDE y otros grupos regionales han logrado visiones prometedoras en el largo plazo utilizando metodologías de amplias consultas a diferentes actores de la sociedad panameña. Estas visiones señalan su percepción y voluntad de cambio hacia el futuro.
SENACYT 2018 ha definido cinco escenarios alternativos utilizando para su validación la metodología de consulta Delphi que, a diferencia de los estudios señalados anteriormente, ha sido una consulta a cerca de 1.000 expertos en diferentes áreas de especialidad. La construcción de estos escenarios tiene como propósito central articular una visión coherente, orientada estratégicamente al futuro, que resultan de las opiniones informadas de expertos y decisores de política pública.
Los escenarios construidos por la SENACYT deben ser entendidos como descripciones plausibles del futuro del país. No se trata de pronósticos ni de predicciones de acontecimientos futuros. Más bien, cada escenario es una imagen alternativa de cómo podría evolucionar el futuro, y han sido creados con el objetivo de estimular un debate permanente acerca de los desafíos y alternativas a las que el país se irá enfrentando a lo largo de los próximos años.
3.2.

Panamá 2040 El papel del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación: Los escenarios
Los escenarios para Panamá 2040 han sido construidos sobre la base de cinco elementos: ambiental, social, económico, político institucional, y tecnológico A ellos se agregó un análisis de tendencias SENACYT, 2018. La figura 1 muestra los escenarios.

Figura 1. Cinco escenarios para Panamá 2040

Escenario A. Cambio estructural con igualdad En 2040 Panamá es parte del grupo de países de altos ingresos. Los logros económicos han sido facilitados por el desarrollo de una importante capacidad de investigación e innovación, lograda por una inversión sostenida del 1% sobre el PIB en investigación I+D
iniciada a partir 2021 como una decisión de voluntad política del Estado. El país ha cerrado
9

16

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

16

sus brechas de ingreso y reducido los índices de pobreza, tanto en las zonas rurales como urbanas. Al mismo tiempo, ha alcanzado importantes metas de desarrollo sostenible, en particular aquellas acordadas en la Cumbre de Cambio Climático de 2015. La institucionalidad está fortalecida, se observa una plena separación de los poderes públicos y el país tiene un sistema judicial altamente eficiente. El país es un modelo de sociedad inclusiva.
Escenario B. Vivir Bien En 2040, la economía ha crecido lentamente cuando se la compara con el ritmo de 25 años atrás, y el país se mantiene en el grupo de países de ingreso medio. La tecnología que el país requiere continúa siendo provista del exterior. Es prioritaria la innovación social, definida como el proceso de desarrollar y desplegar soluciones efectivas para problemas sociales y ambientales desafiantes y a menudo sistémicos en apoyo del progreso social, y existen importantes esfuerzos para reconocer y valorizar los conocimientos ancestrales y el diálogo entre saberes. El país ha cerrado brechas de inequidad, y se dirige a un desarrollo ambientalmente sostenible. Una institucionalidad mejorada y el respeto por la democracia participativa han hecho que se alcancen altos grados de inclusión.
Escenario C. Más de lo mismo En 2040, el crecimiento económico de Panamá se mantiene como en años pasados en el orden del 3% a 5%. A pesar del crecimiento, el país continúa atrapado en la trampa del ingreso medio. La situación se explica, en parte, por la ausencia de mayores capacidades de investigación e innovación y una baja calidad de la educación en todos sus niveles. Las políticas públicas en estos campos no son atractivas para el reclutamiento y retención de capital humano avanzado. La gestión ambiental es débil, y se continúa observando alta inequidad en el ingreso e índices de pobreza sobre todo en áreas rurales y comarcas indígenas.
Escenario D. Creyendo en nuestra ciencia En 2040, la economía de Panamá se encuentra en pleno crecimiento. El país ha alcanzado al grupo de países de alto nivel de ingreso y muestra una eficiente gestión de los indicadores macroeconómicos. El crecimiento de la economía se ha producido en gran medida por la presencia de un fortalecido Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI.
El sistema ha logrado sustituir conocimiento que antes se importaba y ahora tiene un amplio dominio sobre aquél que debe continuar importando. A pesar de estos logros, la gestión ambiental continua débil y el país no logra superar las brechas de inequidad y reducción de la pobreza multidimensional, que lo han caracterizado desde al menos cinco décadas. La institucionalidad, ha mejorado lentamente, y continúa mostrando debilidades, sobre todo en la aplicación plena de la justicia.
Escenario E. Peor que antes En 2040, la economía muestra serios signos de debilitamiento. Causas internas y externas contribuyen a esta situación: menor utilización del Canal ampliado, el decaimiento de la Zona Libre y la reducción del Centro Bancario Internacional. La baja inversión en educación e investigación impide que estas sean capaces de producir resultados que impacten sobre el tejido productivo o social, y el país es cada vez más dependiente tecnológicamente. La gestión ambiental continúa como en el pasado con serias deficiencias y el bajo ritmo de crecimiento económico no permite mejorar las condiciones de pobreza y exclusión. El ambiente político institucional se deteriora gravemente. Se retrocede en la cultura de rendición de cuentas y aumenta dramáticamente la corrupción.

10

17

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

17

4. Enfoques renovados de políticas de largo plazo 4.1. Las dimensiones del cambio El apoyo explícito y sostenido a la CTI es una necesidad para construir economías y sociedades más prósperas, sobre todo considerando la dirección de esfuerzos que puedan favorecer el desarrollo inclusivo y sostenible. Esta necesaria vinculación y direccionalidad de la CTI hacia la inclusión social y sostenibilidad está en sintonía con la agenda definida por los Objetivos de Desarrollo Sostenible ODS, las metas que señala el Plan Panamá 2030, producto de la Concertación Nacional, y las seis visiones regionales dirigidas hacia el año 2050, producidas en consulta con actores públicos y privados locales apoyadas por SENACYT. Esta vinculación y direccionalidad se encuentran explícitamente señaladas en los escenarios Panamá 2040, descritos anteriormente.
La integración explicita de la CTI para el desarrollo sostenible e inclusivo en los objetivos de la Política y las diferentes estrategias de CTI hacia 2040, con un marco programático específico, son indicadores de una correlación positiva de fuerzas a favor de un enfoque integral. En tal sentido, se hace prioritaria la construcción de agendas de investigación e innovación para el diseño y puesta en marcha de estrategias e iniciativas innovadoras concretas de desarrollo sostenible e inclusivo.
En los pasados cinco años se ha hecho evidente a nivel mundial una exploración mediante la cual las comunidades de CTI buscan nuevas respuestas sobre cómo definir políticas que permitan enfrentar los desafíos sociales, económicos, sostenibles y de inclusión que la sociedad global enfrenta. En esta exploración se reconoce que la naturaleza sistémica de los desafíos y la urgencia con la que deben ser enfrentados requieren de una nueva racionalidad que supere a la tradicional política, motivada principalmente por argumentos económicos sobre la competitividad y crecimiento económico, o la empresa estrictamente científica.
Desde la perspectiva de la revisión de la Política de CTI de Panamá, conviene identificar los cambios hacia el futuro de la manera como se muestran en la figura 2.
Figura 2. Las dimensiones del cambio hacia el futuro
Fuente: Schaper-Rinkel 2014

11

18

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

18

La exploración de estos cambios no puede estar ausente en el país y debe ir conduciendo a la construcción de una agenda de investigación e innovación, creando una red de actores que trabajen hacia los desafíos derivados de los cambios, mediante la teoría, el diseño y la práctica de una política de investigación e innovación transformativa, tal como ha sido sugerida por la evaluación de la política de CTI de Panamá UNCTAD, 2019.
Dentro de las dimensiones del cambio, la actual discusión a nivel mundial sobre Ciencia 2.0
o Ciencia Abierta cobra particular relevancia a tiempo de definir una política de CTI de largo plazo. Ciencia Abierta es un "movimiento" que involucra a científicos, organizaciones de investigación, organismos de financiación, empresas y el público en el dominio del conocimiento que afecta la forma en que se realiza el trabajo científico y se caracteriza por un amplio esfuerzo de colaboración en cada etapa del proceso de I+D que es de libre acceso a todos los actores de un proceso de desarrollo. La ciencia abierta es un cambio de paradigma en la manera de hacer ciencia. El cambio no está en lo que se hace, sino en cómo se hace Anglada y Abadal 2018.
Al igual que la ciencia abierta, la innovación abierta constituye un nuevo paradigma que asume que las empresas pueden y deben invertir en tecnologías útiles e innovadoras, utilizar ideas externas e internas, así como rutas internas y externas hacia los mercados, a medida que las empresas avanzan en el dominio de su tecnología Chesbrough, Vanhaverbeke y West, 2006.
La exploración de las diferentes dimensiones del cambio se encuadra en los desafíos económicos, sociales y ambientales actuales, tal como los expresan los ODS, y apelan a un enfoque transformador en el cual la innovación es una forma de funcionamiento y búsqueda a nivel del sistema, guiada por objetivos sociales y ambientales, informada por experiencia y aprendizaje y por la voluntad de revisión de las configuraciones institucionales existentes para eliminar las rutinas y así atender a los desafíos de la sociedad.
Para que el proceso de innovación alcance estos propósitos es necesario que sea inclusivo, experimental y que busque cambiar la dirección de los sistemas sociotécnicos en todas sus dimensiones. Para ello es clave no sólo el involucramiento activo en las políticas de CTI, sino también en la política politics misma Schot & Steinmueller, 2018. Un cambio socio económico-productivo estructural que se fundamente en CTI involucra transformaciones en las capacidades colectivas de aprendizaje, organización, producción e incorporación de conocimiento e innovación, así como también en las oportunidades que permiten transformar tales capacidades en cambios productivos y nuevas prácticas innovadoras.
De otro lado, la sociedad avanza rápidamente a la exigencia de pasar de la ciencia disciplinar a la multidisciplinar, a la interdisciplinar y la transdisciplinar que solo es posible en la medida que las distintas disciplinas de las ciencias compartan en el fondo el mismo objeto de estudio: el hombre y su sociedad, y se supere la dicotomía entre las ciencias naturales y exactas ciencias básicas y las ciencias sociales y las humanidades. Ello requiere de un nuevo paradigma integrador alrededor de la generación y utilización práctica de nuevo conocimiento, que hoy se conoce como la ciencia de la sostenibilidad UNESCO, 2019.
La ciencia de la sostenibilidad es una forma de investigación y educación que resulta en conocimiento, tecnología, innovación y entendimientos convergentes que permitirán abordar mejor los complejos desafíos de sostenibilidad globales y locales. Es una expresión de la libertad académica y de la responsabilidad académica hacia los problemas sociales.
En este contexto, involucra a actores de un amplio espectro fuera de la academia, fomentando el análisis de problemas y dilemas e identificación de posibles soluciones y la consideración de vías hacia su implementación.
Para enfrentar los desafíos que plantea el cambio actual, se señala la necesidad de continuar trabajando sobre la estructura básica sobre la cual se asienta el conocimiento, las ciencias básicas, las ciencias sociales y las humanidades, que actualmente están en franca debilidad. Sin ellas, los desafíos no podrán ser vencidos.

12

19

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

19

En el proceso de cambio, el ambiente institucional resulta clave, pues éste puede comportarse como un obstáculo o puede actuar como catalizador de oportunidades para expandir capacidades. La construcción de capacidades y oportunidades que se sostengan desde la innovación y apunten a un desarrollo inclusivo y sostenible depende, en buena medida, del ambiente institucional normas y regulaciones, gobernanza, dinámica de movilidad laboral y profesional, por ejemplo, y también de los niveles de desacuerdos y visiones de los diversos actores involucrados en su desarrollo.
Mas aún, a nivel de la construcción de capacidades y oportunidades de CTI, es evidente que importan -y muchono sólo la institución sino sus trayectorias, los actores y sus relaciones, y la forma en que todos estos co-evolucionan a nivel del sistema. La evolución CTI hacia sistemas inclusivos y sostenibles requiere cambios que implican no sólo nuevas tecnologías, sino también cambios en los mercados, las prácticas de producción, en los usuarios y sus pautas de consumo, y también cambios a nivel de las políticas y el sentido cultural. Estas condiciones se desarrollan bajo la concepción de paradigmas tecno-económicos Perez, 1983.
La Política se dirige a superar las debilidades vinculadas a la gobernanza, entre ellas: la rigidez organizacional; un sistema financiero limitado y en ocasiones inefectivo; la existencia de redes subóptimas de conocimiento; la tendencia en las organizaciones de seguir rutas dependientes; la existencia de instituciones de investigación y entrenamiento poco relevantes cuando son medidas por sus articulaciones con la producción; la inadecuada institucionalidad que se manifiesta por ausencia de mejores y más flexibles reglas del juego.
Del fortalecimiento de la gobernanza del SNCTI dependerá el éxito de la Política Nacional de CTI. Al mismo tiempo, el éxito será efectivo con la presencia de una continuada estabilidad política, el compromiso de líderes políticos, leyes, regulaciones y administración apropiadas, buena gobernanza, y el requisito de libertad intelectual para la permanente obtención de nuevo conocimiento, que sea pertinente a grandes misiones científicas para el desarrollo del país. De igual importancia será el empoderamiento y compromiso de los diferentes actores del SNCTI, cuyas interacciones son necesarias para que éste se encuentre en capacidad de enfrentar los desafíos actuales y del futuro.

13

20

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

20

Referencias Anglada, Luís; Abadal, Ernest 2018. Qué es la ciencia abierta?. Anuario ThinkEPI, v. 12, pp. 292-298.
https doi.org/10.3145/thinkepi.2018.43. Publicado en IweTel el 27 de febrero de 2018
Bitar, S. 2016. Las tendencias mundiales y el futuro de América Latina. CEPAL, Serie Gestión Pública 85, Santiago de Chile. de América Latina. Edición 2016.
Blanco, C. & Palmer, D.S. 2011. Latin America 2060: Assessing the Regions Present and Projecting Its Likely Future, in Latin America 2060: Consolidation or Crisis, The Frederick S. Pardee Center for the Study of the Longer-Range Future, Boston University, Boston Chesbrough, H.; Vanhaverbeke, W. y West, J. eds. 2006. Open Innovation. Researching a New Paradigm. Oxford University Press: New York.
Cordeiro, J.L. 2014. Latinoamérica 2030: Estudio Delphi y Escenarios, Proyecto Milenio. Lola Books, Berlin ESPAS 2016 Tendencias mundiales hasta 2030: Puede la Unión Europea hacer frente a los retos que tiene por delante? Bruselas, Comisión Europea FAO 2019. The State of Food Security and Nutrition in the World: Safeguarding against Economic Slowdown and Downturns. Rome 2019
FEM 2018. Foro Económico Mundial: Informe de riesgos mundiales 2018 13. edición.
Glen J.C., Florescu, E. & Millenium Team 2018. State of the Future 19.0, Proyecto Milenio, Washington DC.
Lemarchand, G. 2014. Proposed standard practice for surveys on Science, Engineering, Technology and Innovation SETI policy instruments, SETI governing bodies, SETI legal framework and policies.
UNESCO: Paris.
Marczak, J., Peter Engelke, P., Bohl, D. & Saldarriaga-Jiménez, A. 2016. América Latina y el Caribe 2030: Escenarios futuros, Banco Interamericano de Desarrollo y Consejo del Atlántico, en colaboración con el Centro Pardee.
OECD 2015. Innovation Policy in Panamá: Design, implementation and evaluation. Paris Perez, C. 1983. Structural Change and the Assimilation of New Technologies in the Economic and Social Systems, Futures, Vol. 15, No. 5, pp. 35775
Schaper-Rinkel, P., Weber, M., Wasserbacher, D., van Oost, E., Ordonez-Matamoros, G., Krooi, M., Hlsgens, R., Nieminen, M., Pelkonen, A. 2014. Exploring the future of research: Trends and drivers in doing and governing research. Report to the Research and Innovation Futures 2030 Project. European Commission.
Schott, J., Steinmller, E. 2018. Three frames of innovation policy: R&D, systems of innovation and transformative change. Research Policy, 147, 1554 1567.
SENACYT 2018. Informe Final del Estudio Foresight Panamá 2040. F. Ortiz especialista. Diciembre 2018.
www.senacyt.gob.pa/publicaciones SENACYT 2015. Política Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación de Panamá y Plan Nacional 2015 2019. Resolución 29 del 17 de marzo de 2015, Gaceta Oficial 27, 749-A. de 27 de marzo de 2015.
TWI2050 2018. Transformations to Achieve the Sustainable Development Goals. World in 2050 initiative.
International Institute for Applied Systems Analysis IIASA, Laxemburg, UNESCO 2019. Co-Designing Science in Africa: First steps in assessing the sustainability science approach on the ground. C. Aguirre-Bastos, J. Chaves-Chaparro and S. Arico, eds Paris, UNESCO.
UNCTAD 2019. Panama Policy Review. SENACYT, Julio 2019.

14

21

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

21

Plan Estratégico Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación PENCYT
2019 2024
1.

El contexto en el que se desenvuelve la CTI en Panamá
El crecimiento de Panamá se ha basado en el uso intensivo de capital natural y físico. Este modo de crecimiento sigue una trayectoria histórica transitista, que es la expresión de una economía que concentra toda su actividad en un único corredor interoceánico Castro, 20191. La consolidación del modelo ha significado la institucionalización de la dependencia tecnológica.
La reversión del Canal de Panamá y del resto de los activos de la Zona del Canal ha incorporado el conglomerado de actividades del Canal a la economía interna. Desde entonces el producto interno bruto se ha triplicado. El crecimiento fue impulsado por el fortalecimiento del conglomerado y apalancado por la inversión público - privada en infraestructura no residencial. A partir de 2000, creció también la inversión extranjera que ha resultado en la consolidación de capitales regionales en Panamá, del sistema logístico y el sector marítimo portuario, y la formación del hub aéreo. El proceso favoreció el incremento de actividades económicas con vocación internacional en todos los sectores económicos A pesar del crecimiento, el nivel de desigualdad en el ingreso es muy grande. Las diferencias territoriales y de productividad del mercado de trabajo explican este fenómeno. En el año 2017 el coeficiente Gini en Panamá, alcanzó 49,9, uno de los mayores del mundo. El Índice de Desarrollo Humano IDH, 2018 ubica en 2018 a Panamá como un país de alto desarrollo humano, pero al mismo tiempo a dos de sus doce provincias y comarcas indígenas como de bajo desarrollo humano. En el Índice a nivel mundial, Panamá ocupa la posición 66, atrás de Costa Rica 63, Uruguay 59, Argentina 47, y Chile 44 en la región.
En el plano ambiental, las emisiones de gases de efecto invernadero han aumentado, al igual que el uso de bosques primarios y secundarios para la construcción de infraestructura pública y privada. Es precisamente el propósito que guía al nuevo gobierno de Panamá transformar la economía con un enfoque sostenible e inclusivo, para lo cual definir una nueva misión científica y tecnológica es imprescindible. El Escenario de Panamá al 2040 es una visión que facilitará la definición de esta nueva misión.
Existen en Panamá importantes ejemplos que muestran que una inversión en investigación e innovación constituyen un aporte clave al desarrollo. Estudios recientes de Sokol 2019 e Innovos-Bolsa de Comercio de Córdoba 2019, identifican a este factor como importante para aumentar la productividad y el bienestar. Este último estudio muestra que un aumento de 25 % en la inversión en I+D contribuiría 1 punto porcentual adicional al crecimiento del PIB. El mismo estudio sugiere que esta inversión debería aprovechar los encadenamientos productivos de la economía, especialmente en ganadería, agroindustria, plataforma financiera y hotelería. De esta forma, aumentarían las conexiones entre insumos científicos y tecnológicos, la sociedad y la economía, con un enfoque territorial e inclusivo.
Una nueva misión científico-tecnológica guiada por el escenario de éxito Panamá 2040, significa cambiar la escala del SNCTI para transformar la economía para un desarrollo sostenible e inclusivo, como lo señala el Plan Estratégico de Gobierno PEG.

1

https www.youtube.com/watch?v=8FCBYpU2PiE

15

22

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

2.

22

Estado de situación del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI en Panamá
El Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación está compuesto por personas naturales o jurídicas, instituciones del sector público, universidades, empresas públicas y privadas, centros de investigación gubernamentales y particulares, cuya interacción produce conocimientos científicos, desarrollos tecnológicos e innovaciones de toda naturaleza. Las interacciones dentro del Sistema pueden ser técnicas, comerciales, legales, sociales y financieras en tanto estas se dirijan al desarrollo de nuevo conocimiento, su transferencia y adaptación, y su aplicación económica o social. Los elementos del Sistema constituyen un efectivo mecanismo de creación colectiva de conocimiento y su utilización.
Una vez que las interacciones entre actores se realizan a través de mecanismos de mercado y no-mercado, la justificación para el diseño de políticas no sólo responde a la existencia de fallas de mercado sino también a la existencia de fallas sistémicas en infraestructura, instituciones, redes, coordinación, regulación, entre otras que dificultan las actividades de innovación UNCTAD, 2019 a.
Por su parte, el escenario Panamá 2040 y las diferentes agendas nacionales construidas al año 2030 y 2050, plantean la necesidad de enriquecer el concepto de sistema de innovación con consideraciones ligadas a las nociones de inclusión y sostenibilidad, lo que implica la necesidad de reforzar la función de la política de CTI como orientadora de la trayectoria tecnológica y, por ende, de la productiva y social, y al mismo tiempo asegurar la coherencia entre la política de CTI y las otras políticas sectoriales relacionadas como la de educación, industria y promoción de inversiones.
A lo largo del tiempo, se ha conformado un sistema cuyos actores principales se ilustran en la figura 1. Se trata de una estructura bien definida que aborda los diferentes niveles de actuación y la base para la definición de los planes estratégicos y su ejecución.
Figura 1. Estructura del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación A pesar de esta conformación, el sistema aún carece de mecanismos efectivos de coordinación, pues se identifica una importante concentración del sistema en el sector
16

23

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

23

público, así como la ausencia de enlaces y colaboraciones fuertes entre los actores. La figura 2 resume los principales cuellos de botella que se requieren superar para el avance en el SNCTI de Panamá.
Figura 2. Nudos para superar para acelerar el fortalecimiento SNCTI de Panamá
Es notoria en el Sistema la ausencia de una más diversificada cartera de instrumentos de política y otros incentivos para fortalecer la interacción entre el sector de la oferta de I+D
academia, centros de investigación, etc. y el sector de la demanda de I+D sector empresarial, productivo y de servicios.
Del breve contexto descrito se hace evidente que las tareas de CTI no ocuparon los primeros lugares en las demandas de la mayoría de los actores políticos o empresariales nacionales.
Sus acciones se relacionaron con la organización de foros y mesas de discusión, pero poco se tradujeron en inversiones y relaciones que fortalezcan las capacidades del país para innovar. Esta es precisamente la situación que el nuevo PENCYT pretende cambiar.

3.

Las políticas y estrategias de CTI en Panamá
El SNCTI de Panamá empezó a desarrollarse a finales de los 90 con la creación de la SENACYT, a través de la aprobación de la Ley 13 del 15 de abril de 1997 y sus subsecuentes modificaciones. La creación de esta organización autónoma dio respuesta a la necesidad de fortalecer las capacidades endógenas en ciencia, tecnología e innovación. A partir de la creación de la SENACYT se han adoptado cuatro planes estratégicos en busca de esta meta. El presente PENCYT 2019 2024 es ahora el quinto de estos instrumentos.
En el año 2015 se adoptó una Política Nacional de CTI, por primera vez de manera explícita, que provee el marco de acción del Estado panameño para guiar el desarrollo de la ciencia, la tecnología y la innovación en los próximos 25 años. Esta política tiene por objetivo principal contribuir a enfrentar los grandes desafíos que enfrenta Panamá hasta 2040. La definición de esta política explícita y su revisión ha servido de guía para la preparación e implementación del PENCYT 2015 2019.

17

24

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

4.

24

Desempeño del Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación SNCTI: 20 años después
Luego de cuatro quinquenios de implementación ininterrumpida de los planes estratégicos de CTI, se puede identificar un importante número de logros y aprendizaje de políticas que han fortalecido el SNCTI y algunas áreas específicas dentro del mismo.
Una de las áreas destacables, se encuentra la capacidad para definir y estructurar planes de CTI. La evaluación del PENCYT 2015 2019 UNCTAD, 2019b mostró un nivel muy importante de estructuración y coherencia entre programas. Los diversos planes que se propuso ejecutar fueron ambiciosos y visionarios, pues abordan puntos relevantes relacionados con la I+D, y proponen avances de frontera en distintos aspectos de su aplicación y buscan un equilibrio entre la apertura y transversalidad y el enfoque en torno a problemáticas concretas.
A nivel institucional destaca la capacidad de ejecución y liderazgo de la SENACYT. La Secretaría ha demostrado una acumulación considerable de capacidades estratégicas y de coordinación, habilidad para gestionar y convocar a los actores del sistema para la concepción de temas prioritarios, sectoriales y regionales, y para identificar, diseñar e implementar agendas estratégicas. Además, se observa la capacidad de aprendizaje institucional que ha llevado a la Secretaría a manejar sus programas con una adecuada combinación de flexibilidad y rigor.
Dentro de los importantes logros alcanzados en la ejecución del PENCYT 2015 2019, destacan la inclusión de proyectos de innovación social y desarrollo de iniciativas de investigación orientadas por misión en temas como agua, energía y salud; de emprendimiento; la continuación del programa de becas, principalmente a nivel de doctorado y maestría; la realización de cursos de maestría de investigación en universidades nacionales; la consolidación de centros de investigación, y el establecimiento de asociaciones de interés público AIP; la realización de diálogos de política pública y preparación de Policy Briefs como un instrumento para la formulación de políticas públicas basadas en evidencia.
Otros logros alcanzados se evidencian en la continuación del estímulo a investigadores a través del Sistema Nacional de Investigación SNI; el acceso de los investigadores a bibliografía científica mediante la plataforma ABC; el fortalecimiento de las capacidades de pensamiento estratégico y de largo plazo; los programas para incentivar las vocaciones científicas desde edades tempranas y la formación de docentes con nuevas metodologías de indagación en el aula. A ello se agrega el importante programa de inclusión de estudiantes de áreas comarcales indígenas a la educación superior, mediante mentorías, para reducir la brecha de inequidad educativa y social. Finalmente resaltan, entre otros, las diferentes formas de comunicación de la ciencia, a través de la revista Imagina y la realización de cafés científicos.
A pesar del progreso en este tiempo, se puede considerar que el SNCTI es todavía incipiente y se encuentra en etapa de maduración y consolidación. En efecto, el desempeño del país en CTI se mantiene relativamente bajo en comparación con otras economías de la región y con economías más desarrolladas. Particularmente, el país aún tiene niveles insuficientes de inversión en I+D y los esfuerzos están liderados por el Estado con una muy escasa participación de las empresas. El SNCTI carece de una masa crítica de investigadores y los que investigan lo hacen en un contexto de recursos limitados. El FODA contenido en el cuadro 1 expresa el estado de situación del sistema.

18

25

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

25

Cuadro 1. Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas del SNCTI

19

26

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

26

Este análisis es coincidente con aquel que realiza el Plan Estratégico de Gobierno PEG. Este último señala entre otros que hay una desconexión entre todas las instituciones de CTI, con exceso de burocracia, sin estrategia y liderazgo, sin saber dónde debe ir el país en un mundo globalizado y competitivo. Se observan pocos vínculos entre la academia y los sectores productivos, o con los agentes sociales que podrían beneficiarse del conocimiento generado. Mientras que en los países desarrollados el sector privado es responsable de entre 60 y 80% de la inversión en I+D, en Panamá la participación del sector privado en tareas de I+D sigue siendo insignificante.
En el caso de las instituciones que deberían participar en los órganos de gobernanza contemplados en la legislación, ha sido evidente la falta de mecanismos efectivos que puedan fomentar las vinculaciones entre áreas de gobierno, entre ellas con SENACYT, de las instituciones académicas entre ellas y con los sectores productivos. De esta manera se constata una importante concentración del sistema en el sector público, y poca valoración social del conocimiento y la innovación. Por su parte, el modelo de innovación del país basado en la adquisición de tecnologías del exterior facilita los cambios en el corto plazo, pero reduce la posibilidad de articulación interinstitucional para el refuerzo del SNCTI.

5.

Principales indicadores de ciencia, tecnología e innovación
Los indicadores de CTI son esenciales para lograr medir el comportamiento y lograr el monitoreo y evaluación del SNCTI y, son claves para proveer evidencia que contribuya al diseño de políticas públicas. Por estas razones, disponer de datos de calidad y a tiempo es fundamental en la formulación de políticas de CTI.

5.1.

Indicadores de insumo para la I+D y la innovación: El recurso humano
El personal dedicado a las actividades de I+D en Panamá asciende a 1.629 personas tal como muestra la figura 3. Este personal incluye a investigadores, técnicos y personal de apoyo.
Figura 3. Personal dedicado a actividades de investigación y desarrollo en Panamá, 2007 al 2018

Fuente: SENACYT Encuesta ACT 2018. Nota: El dato para 2018, proyectado con base en la encuesta ACT Panamá. www.senacyt.gob.pa/indicadores
20

27

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

27

El número de investigadores personas físicas tuvo un crecimiento importante a partir de 2011, este crecimiento registro más del 20% pasando de 622 a 800 192 investigadores por millón de habitantes. Sin embargo, el número de investigadores a Jornada Completa solamente alcanza a 139 investigadores por millón de habitantes. Este número es totalmente insuficiente si se tiene como meta llegar en 2024 al 1% del PIB como inversión en CTI, como será discutido más adelante. El recuadro 1 muestra la definición de CTI establecida para el presente PENCYT.

De otro lado, la formación académica del personal dedicado a las actividades de CTI, es fundamental para el desarrollo de la I+D y la Innovación. Aquellos países que cuentan con una plataforma de profesionales en el grado doctoral y posdoctoral entre sus ocupados, por lo general han logrado desarrollar un importante dominio propio de conocimiento, una producción más eficiente, y cuentan con mayores oportunidades para penetrar en la globalización y contribuir de esta manera a un mayor desarrollo económico y social. La figura 4 muestra la evolución en el nivel de formación desde 2014 en Panamá.

21

28

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

28

Figura 4. Nivel académico de formación de los investigadores Fuente: Encuesta ACT, SENACYT, 2018

Fuente: Encuesta ACT, SENACYT, 2018
La estadística de investigadores por género indica que las mujeres conforman un grupo más reducido del total de los investigadores. En la actualidad el porcentaje de investigadoras mujeres en Panamá es 35% en el año 2018. Este porcentaje es bajo cuando se lo compara con la mayoría de los países latinoamericanos con el orden de 45%, que es cuando se considera haberse alcanzado la equidad de género. En el país esta equidad es particularmente débil cuando se considera la participación de las mujeres en los procesos de toma de decisiones, en las categorías más altas o puestos de liderazgo en universidades, centros de investigación e instituciones de gestión pública de la CTI. La figura 5 muestra la distribución de investigadores por género.
Figura 5. Número de investigadores por género
Fuente: Encuesta ACT, SENACYT, 2018

En cuanto a la edad, también se observa una pirámide angosta, como muestra la figura 6, lo que supone que sería esperable que en el futuro cercano se incremente la cantidad de investigadores jóvenes en el rango entre los 25 y los 34 años.

22

29

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

29

Figura 6. Investigadores por edad personas físicas
Fuente: Encuesta ACT, SENACYT, 2018

En los pasados años, en particular desde 2005 y hasta 2018, la SENACYT, ha multiplicado sus esfuerzos en desarrollar programas que son esenciales para que el país con el financiamiento de becas y proyectos de I+D, pueda desarrollar una masa crítica de investigadores. La figura 7 señala el número de becas otorgadas como parte del programa Becas Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos IFARHU-SENACYT. En términos de género, el 40% de las becas de doctorado otorgadas por SENACYT, durante los últimos doce años 2006-2017, beneficiaron a mujeres.
Figura 7. Número de becarios del programa de becas IFARHU-SENACYT, según nivel de estudio
Fuente: Dirección de Desarrollo de Capacidades Científicas y Tecnológicas SENACYT

5.2.

Indicadores de insumo para la I+D y la innovación: La inversión
La inversión tanto en I+D como en la innovación de Panamá es baja, mostrando la poca capacidad del gobierno y sector privado para movilizar recursos dirigidos a estas actividades. Los indicadores muestran, por otro lado, que los esfuerzos en I+D del sistema son casi exclusivamente responsabilidad del gobierno y revelan una importante pasividad en el resto de los actores nacionales del sistema UNCTAD, 2019 b.
La falta de inversión por el sector privado es característica de la región latinoamericana en general, y en Panamá es aún más marcada. En el país, la inversión está por debajo países como México donde la inversión de la empresa representa el 31% del total del gasto I+D, 33% en Costa Rica, 39% en Chile, 40% en El Salvador y 50% en Colombia. En países de la
23

30

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

30

OECD, el sector empresas es el más importante en términos de ejecución de la inversión en I+D, con 71% del total en el año 2017; países como Israel y Corea superan el 80%.
La insuficiencia de recursos es el más grave cuello de botella que afecta al SNCTI, una vez que limita la cobertura e impacto de los programas, restringe la capacidad del Estado para avanzar en la formación de capital humano para la CTI; y está relacionada con las carencias de infraestructura para la CTI que sufre el país, particularmente en las regiones ubicadas fuera de la capital.
La figura 8 muestra la inversión en I+D por sector de financiamiento en el año 2017. La figura 9 muestra la evolución de la inversión en I+D y en Actividades Científico - Tecnológicas y la figura 10 la inversión con relación al PIB entre los años 2007 y 2018. En el último caso, se nota que desde 2014 no ha existido una evolución de la inversión, debido principalmente a que el PIB aumentó considerablemente alrededor del 4% o más y el gasto en I+D se mantuvo constante.
En cuanto a la ejecución, la figura 11 muestra que el mayor porcentaje de gasto es ejecutado por los institutos privados sin fines de lucro IPSFL, incluyendo las Asociaciones de Interés Público AIP. Se advierte que la mayor ejecución en Panamá corresponde al Instituto Smithsoniano de Investigación Tropical STRI. Le siguen en términos de importancia el sector gobierno, seguido en tercer lugar por el sector educación superior. Sólo el 0,66% del total del gasto en I+D se ejecutó en el sector empresas. Los resultados de la Segunda Encuesta de Investigación, Desarrollo e Innovación EIDI del año 2013 muestran que, en ese año, las empresas dedicaron el 0,42% de las ventas al desarrollo de actividades de I+D interna y 0,17%
a la realización de I+D externa SENACYT, 2018. La figura 11 compara la ejecución de la inversión con otros países de la región y la OECD.
Figura 8. Inversión en I+D por sector financiamiento en Panamá en porcentajes
Fuente: Encuesta ACT, Año 2018, proyectado con base en la encuesta ACT Panamá 2017

24

31

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

31

Figura 9. Evolución de la Inversión en I+D y Actividades Científicas y Tecnológicas 2007 al 2018 en millones de B/.
Fuente: Encuesta ACT, Año 2018, proyectado con base en la encuesta ACT Panamá 2017

Figura 10. Inversión anual en I+D y ACT con relación al PIB de Panamá 2008 a 2018

Fuente: Encuesta ACT, Año 2018, proyectado con base en la encuesta ACT Panamá 2017
Nota: En esta figura, para el caso de ACT, a diferencia de los resultados presentados en la figura 9
anterior que incluye los gastos operativos de las universidades, estos últimos han sido excluidos de acuerdo con normas internacionales.

Figura 11. Gasto en I+D por sector de ejecución 2017

Fuente:
UNCTAD, 2019, Nota: 2018, proyectado con base en la encuesta ACT Panamá 2018

Para el quinquenio 2019 2024, se ha establecido la meta de alcanzar al año 2024, 1% en CTI ver Recuadro 1 al inicio de esta Sección. Hoy en América Latina solamente el Brasil alcanza el 1% del PIB en I+D, y el promedio regional alcanza a 0,76% también exclusivamente en I+D.

25

32

No. 28936-B

Gaceta Oficial Digital, miércoles 08 de enero de 2020

5.3.

32

Capacidades para la innovación
En Panamá, las conductas innovadoras en las empresas están casi totalmente basadas en la adquisición de conocimiento exógenamente generado, y se considera que esta adquisición tiene menor riesgo y menores plazos de amortización, que la búsqueda de conocimiento endógeno, que implica mayores niveles de incertidumbre y con ella riesgo.
Esta conceptualización ha afectado de manera sustantiva los esfuerzo de generar capacidades de investigación e innovación locales, sin considerar el efecto positivo de ésta de crear mayor autonomía para aplicar el conocimiento y mejores niveles de asimilación de la tecnología. En otros términos, si las firmas de los países en desarrollo sólo se concentran en cerrar la brecha, pero con un patrón de dependencia tecnológica, siempre estarán ubicadas por debajo de ella, con nulas capacidades para moverla Erbes et al., 2016.
Según la última encuesta de innovación en Panamá SENACYT, 2018, los resultados agregados en materia de conducta innovadora de las firmas panameñas muestran un desempeño más pobre en términos tanto de la tasa de firmas que deciden invertir en innovación como del nivel de inversiones en estas actividades. Sin embargo, también se observan conductas mucho más complejas, articuladas a partir de mayores niveles de capacidades al interior de la firma y mayores niveles de interacción con el entorno. El análisis desagregado de las estrategias innovadoras muestra un conjunto de firmas de alto perfil innovador que desafían los promedios nacionales y regionales. Son el ejemplo de que la innovación no es un atributo de los países desarrollados y que el sendero para el desarrollo sostenible de Panamá depende de la capacidad de multiplicar este tipo de conductas en las empresas.

Las tecnologías de la información y comunicación; esfuerzos de Panamá en materia de gobierno digital En los últimos años, Panamá ha hecho un esfuerzo especial en el desarrollo y utilización de las tecnologías de información y comunicación TIC. El creciente impacto de estas sobre la economía y la sociedad, sumado al potencial de éstas en convergencia con otras tecnologías disruptivas, para promover desarrollos e impactos todos los sectores hacen que el acceso a TIC sea un insumo privilegiado para un país.
Los datos sobre acceso a TIC en Panamá muestran que sólo el 58%, de la población usó Internet en el año 2017. Esta brecha es considerable, particularmente tomando en cuenta los niveles de ingreso del país, que lo ubican por abajo del promedio de la región UNCTAD, 2019b. Una situación similar se observa al analizar el número de subscripciones fijas de banda ancha. Al considerar el número de subscripciones móviles, las cifras para Panamá son similares a las Chile y Colombia con 127 subscripciones móviles por cada 100 personas, pero menores que las observadas en Costa Rica, El Salvador y Uruguay cuadro 2.
En relación con los avances en temas de gobierno digital, al cual el Estado le ha asignado una alta prioridad, los resultados de la Revisión del Gobierno Digital de Panamá realizada por la OECD en 20182, destacan que el país presenta un marco de gobernanza sólido para su desarrollo. Adicionalmente Panamá evidencia avances positivos en la construcción de capacidades para apoyar la implementación y en iniciar una política del sector público basada en datos. El análisis afirma que este país debe liberar el potencial del diseño y la 2

http www.innovacion.gob.pa/descargas/RevisionGobiernoDigitalResultados.pdf, sitio visitado el 13 de julio de 2019.

26